No es sexy (por Paola Roig)

Puede ser una ilustración de texto
Ilustración @javirroyo

Recordarle a tu pareja que tiene hora en el dentista, no es sexy.
Que te pregunte qué hacer para cenar cada día, no es sexy.
Que se olvide la mitad de las cosas cuando prepara la maleta, no es sexy.
Tener que decirle que la ropa se deja en su sitio, no es sexy.
Que te pregunte si tal prenda se puede meter en la secadora, no es sexy.
Repetirle que estaría bien que se informase sobre crianza, no es sexy.
Reservarle tú la cita para el médico, no es sexy.
Ni prepararle el tupper para que coma bien.
Tener que decirle que se acumulan platos, cuando él también puede verlo, no es sexy.
Que no plante cara cuando tu cuñado te hace el comentario de turno, no es sexy.
Tener que explicarle que criar es cansador, no es sexy.
Que no se ofrezca a portear al bebé durante la noche, no es sexy.
Que se le olvide que hoy había reunión del cole, no es sexy.
Decirle cada día que debería comer más sano, no es sexy.
No, maternar a tu pareja, no es sexy.

Y me gusta decirlo así. Sexy. Porque hemos hablado muchas veces de cómo la maternidad afecta a nuestra vida sexual.
Sabemos ya sobradamente que hay motivos hormonales, siendo la prolactina una hormona que afecta también a nuestra libido.
Sabemos también que hay motivos emocionales. La energía amorosa dedicada al bebé. Todas las horas de piel, susurros y besos.
Pero quizás hay también otros motivos. Y podemos hablar de ellos. ¿Nos apetece tener relaciones con alguien al que estamos maternando? ¿Puede ser que esto afecte también a nuestro apetito sexual?

PD: Corresponsabilidad sí es una palabra sexy.

Por Paola Roig @paoroig


Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s