De duelos y transformaciones

Puede ser una ilustración
Ilustración Taynee Tinsley

Parece que la maternidad tiende a encarnar una muerte, la muerte del yo anterior y la creación de una identidad distinta que se separa de la previa como madre de nadie.

Muchas mujeres comparten esa experiencia profunda de perder la vida al dar vida, ya que se enfrentan a la pérdida de su corporeidad, de sus pasiones previas, a la pérdida de facetas de sus relaciones sentimentales o no sentimentales anteriores, a la eliminación de su precedencia en el mundo, a la disminución de la creatividad e incluso a la pérdida de palabras: “Cuando fui madre me vi por primera vez en mi vida sin idioma, sin una forma de traducir los sonidos que emitía en algo que los demás pudieran entender”.

Junto con la experiencia de la maternidad como una pérdida de múltiples facetas, como la causa de la disgregación de las partes del yo que son valiosas, la maternidad puede conducir asimismo a un renacimiento, si bien se trata de un renacimiento invasivo: con frecuencia ocurre que la maternidad despierta recuerdos dolorosos de la vida de una mujer que llevaban años enterrados.

Fragmento del libro «Madres arrepentidas» de Orna Donath


Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s