La maternidad es política

Ilustración Laora Laora

La división sexual del trabajo en las sociedades patriarcales establece que las mujeres se ocupen casi en exclusiva de la crianza de lxs hijxs, sin que sea reconocida como trabajo. Las tareas del hogar y los cuidados, disfrazadas de amor, no sólo son asumidas como tareas “femeninas” sino que además quedan por fuera del mercado; su valor económico aparece sólo cuando son tercerizadas (por ej., en servicios domésticos, niñeras, deliverys, guarderías, jardines maternales, colonias). Es entonces cuando se hace patente que al tiempo consumido en dichas labores se les puede poner un precio y que el liberarse de ellas implica también la posibilidad de disponer de ese tiempo para otras actividades (Coria, 2010; D’alessandro, 2016).

“La sociedad patriarcal ha dado a todas las funciones femeninas el carácter de una servidumbre” (De Beauvoir, 1981). La asimetría en la distribución de las mencionadas tareas -tanto la sobrecarga de tareas como la carga mental, aún más invisibilizada que la primera- es una de las mayores fuentes de disparidad e inequidad entre varones y mujeres, con un fuerte impacto en la calidad de vida, en la situación económica, en la esfera social y en la salud integral (Belli, 2017). Los valores que rigen los estereotipos de la idealidad del género (la buena esposa que sigue y acompaña a su marido a donde él mismo disponga, la buena madre que permanece al cuidado intensivo, exclusivo y excluyente de sus hijxs) se hallan en franca contradicción con los criterios convencionales de salud mental (Dio Bleichmar en Reid, 2019).

Es imperioso problematizar los discursos e ideales que obturan ilusoriamente la singularidad del sujeto, para des-sitiar la maternidad y resituarla “en relación a la dimensión del deseo —de la multiplicidad de deseos— opuesta a una identidad que no puede sino ser mítica” (Tubert, 1996). Es urgente reivindicar a los cuidados como objeto de interés público y no como un acto de responsabilidad privada (Di Tullio Arias, 2016).

La maternidad es política.

💬 Algunos fragmentos del trabajo final que escribimos junto a Aldana Díaz para la Diplomatura en Estudios Feministas (Cohorte 2021) de la UNCAus


Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s